El yaraví arequipeño, breve historia

El yaraví es una canción que fue bastante practicada en la época colonial. Fue el arequipeño Mariano Melgar, uno de los grandes cultores y quizás el más reconocido. En este sentido cuando se habla de Arequipa es inevitable no hablar del poeta, mártir y prócer de la independencia, junto a los famosos yaravíes, cánticos y poemas que con el tiempo se hicieron muy parecidos a la troba.

Yarawi expresión Actual Arequipa


Los yaravíes arequipeños son populares gracias a uno de sus principales cultores, Mariano Melgar Valdivieso. Sin embargo, este género musical es también practicado en otras ciudades como Cusco, Huamanga, Huánuco, Ancash, Cajamarca y Lima junto a otros países como el caso de Argentina y Ecuador. En cuanto a la práctica, estas canciones tienen mucho parecido a la trova española. El estilo inicial fue cambiando con el pasar de los años y también en la forma de expresarlo en todas las ciudades.

Según Diego Gonzales Holguín (1608) quien estudio la lengua quechua por 25 años durante la época de asentamiento colonial “Harawi”, puede representar las siguientes definiciones.

Yuyaykukuna Cantos de recuerdo
Waynarikuna Cantares de hechos de otros o memoria de los amados ausentes y de amor y afición
Wañupaq harawi Canción de Endechas
Allin harawi o llunpaq harawiquy Canciones, cantares a los divinos nuevos

Inicios del yaraví arequipeño

Inicios del yaraví
Guitarra, Sombrero lonccos

Cuando se habla del Yaraví es difícil especificar si es una canción o más precisamente un poema acompañado con instrumentos musicales. La métrica libre (en creaciones nuevas) y el cantar casi recitado hacen de ella, una expresión bastante melancólica. Donde el sentimiento de añoranza y el anhelo a la amada ponen en aprietos a cualquier corazón.

Se estima que se cultivó desde la época de los incas. Durante el apogeo del Tahuantinsuyo se podía encontrar dos tipos de canciones específicas. El Haylli y el Harawi o Araví. El primero de ellos fue especialmente para canciones históricas que narren las batallas o momentos épicos librados por soldados o generales del imperio. Estas canciones eran acompañadas con tambores e instrumentos de percusión. Mientras que la segunda, poseía más un tono melancólico, canciones que hablaban de hechos o memorias de otros, sobre los seres amados ausentes y canciones dirigidas al ser amado o anhelado. Estas canciones eran acompañadas con instrumentos de viento como la quena, entre los cuales ocurría una especie de acompañamiento y dualidad.


El yaraví arequipeño durante la conquista

Sin embargo, hay quienes prefieren comprender que el harawi o jarawi, hasta antes de la llegada de los españoles representaba un cántico de expresión espontanea donde la tristeza se manifestaba para narrar lo que estaba ocurriendo. Según la mayoría de cronistas contaban historias de pena profunda, tanto individual como colectiva. Por lo que no sería nada extraño pensar que las canciones más melancólicas se hayan transmitido de boca en boca logrando persistir hasta la actualidad. Hay algunos estudios que narran que los yaravíes adquirieron el tono melancólico y triste desde que el pueblo indígena sufrió los peores atropellos contra su integridad y la poca justicia que recibían.


El yaraví de Arequipa durante la colonia española

Homenaje a Mariano Melgar
Homenaje a Mariano Melgar

Durante el inicio de la colonia española y la castellanización de la región arequipeña durante el siglo XVII. Se absorbió casi por completo la primera esencia de los yaravíes. Según la historia, Arequipa fue poblada por personas no muy adineradas ni grandes soldados poseedores de tierras enormes. La mayoría de pobladores provenían de Andalucía, Granada, Cádiz y Sevilla. La mayoría de estos primeros habitantes tubo que subsistir trabajando ellos mismos su propia tierra.

Estos eran expertos en la fabricación de instrumentos de cuerda por lo tanto conocedores y hacedores de música trovadoresca. Es en este punto donde se reúnen los versos de los yaravíes junto a las cuerdas de las guitarras, formando así un nuevo yaraví. Surgiendo de esta forma los conocidos lonccos arequipeños, quienes serían los primeros descendientes de los españoles llegados a estas tierras que empezarían a cantar estas piezas musicales.

Una vez ya asentada la colonia española en las tierras del Perú y empezando algunos indicios de revolución contra la corona. Es preciso hablar de Mariano Melgar y su relación con los yaravíes. Los lonccos ya eran los exponentes y dueños de estas expresiones. Lo expresaban durante tardes de bohemia tomando chicha de guiñapo , en las chicherías que ya seguramente estaban siendo llamadas picanterías, estos lugares eran populares en Cayma, Yanahuara y Sachaca.

El joven Mariano Melgar seguramente observó detalladamente estos canticos y los llevó al papel creando él mismo unas nuevas canciones para que sean acompañadas por el sonido de las guitarras. Dejando pentagramas escritos por su propia mano. Melgar dejó diez yaravíes que se pueden apreciar en la actualidad, en donde se expresa el amor como el camino al dolor, la soledad o preferentemente hacia la muerte. Desde entonces el yaraví se relaciona directamente con el amor no correspondido.


El yaraví en la actualidad

Arequipa actual
Arequipa de Noche

A inicios de la década de 1930 un grupo de arequipeños con la iniciativa de Benigno Ballón Farfán, toman sus instrumentos, pero esta vez para grabar y escribir en pentagramas algunos de los yaravíes que solo se transmitieron de tarde en tarde, cuando la bohemia primaba en los espíritus inquietos y ansiosos de amor. Gracias a esta iniciativa se logró conservar música orquestada, cantos y sobre todo tradición importante para Arequipa. En la actualidad se puede disfrutar de nuevas composiciones con ciertas libertades tanto en métrica y música, esto último hace que se siga manteniendo la tradición de esta expresión artística.

 

Por Machupicchu Terra – Ultima actualización, abril 3, 2023


Más guías que te pueden ayudar

¿Dónde comer en Arequipa?

Arequipa es una de las regiones del Perú donde mejor se come. La comida típica de esta ciudad es aclamada en todo el país. Destacan platos como el rocoto relleno, el adobo, el pastel de papa, el chupe de camarones y más. Éstos y otros platos peruanos se pueden disfrutar en los siguientes restaurantes de la ‘Ciudad blanca’. Hay opciones de alta calidad y precio así como opciones económicas para todos los ‘bolsillos’. ¡Provecho!

¿Dónde comer en Arequipa?

Los 7 volcanes de Arequipa

Arequipa es una tierra volcánica. En su geografía montañosa se puede divisar altas montañas e volcanes de gran belleza paisajística. El más famoso es el Misti, que engalana la ‘ciudad blanca’. Junto a éste se encuentran los volcanes Chachani y Pichu Pichu. Pero en este departamento del sur del Perú existen más volcanes de gran altitud. ¡Conócelos y anímate a visitarlos!

Los 7 volcanes de Arequipa